lunes, 30 de enero de 2017

Siempre TÚ

¿Cuánto hace que no te escribo unas cuantas líneas desordenadas, abuelo?
Que difícil es mirarte a los ojos y ver que el maldito Alzhéimer te ha borrado la alegría que siempre te ha caracterizado, que te ha hecho olvidar tus coplillas, esas que tantísimas veces nos has cantado. Incluso la famosa anécdota del repollo, quién lo iba a decir.
Ya no das tus paseíllos por Periana como antes, ni vas a talar a Los Pinchos, ni a darle una vueltecilla a Pollo Pelao... Todo eso ya ha cambiado.
Pero a pesar de todo, tenemos la gran suerte de que cuando voy a Periana y entro a vuestra casa, aún puedo verte en tu sillón. De que te decimos "Abueloooo" y tú siempre, a pesar de que no te acuerdes de nuestros nombres, siempre respondes con ese "Hombree holaa" tan especial, porque en el fondo sabes que estamos ahí contigo. Y si hay suerte, pues nos regalas unos besos que siempre vienen bien.
Gracias abuelo, por haberme enseñado (y seguir haciéndolo) tanto a lo largo de todos estos años, por animarme a seguir y por enseñarme a ser al menos la mitad de buena de lo que tú eres.
Recuerda que siempre, pase lo que pase, yo voy a saber quién eres. 




Te quiere mucho, tu Lorenilla.

Lorena Cazorla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada